Para ofrecerle el mejor servicio posible, este sitio utiliza cookies propias y de terceros
Al continuar navegando por el sitio, acepta su uso de acuerdo con nuestra Política de cookies.

Información Aceptar
Infobetting te ofrece:
39 Casas de apuestas
111 Eventos deportivos
1.204 Competiciones
33.639 Cuotas
115 Predicciones
Portada » Guías » Apostar bien


Apostar bien Aumento de Parlay de TenisApostar bien Bono de apertura
Apostar bien APUESTA GRATIS DE HASTA $3,000Apostar bien Combinadas de fútbol

Apostar bien Aumento de Parlay de TenisApostar bien Bono de aperturaApostar bien APUESTA GRATIS DE HASTA $3,000Apostar bien Combinadas de fútbol

Apostar bien

Probablemente para los más expertos este artículo les resultará inútil, pero , los que no tienen mucha experiencia a lo mejor detectan algún dato interesante.

 

Como mencionamos en la introducción,  todas las apuestas se basan en los conceptos de cuota y probabilidad. Desde la perspectiva cualitativa se puede afirmar che hay dos tipos de apuestas buenas:

 

A) La llamada sure bet: es la apuesta que, tramite una serie combinada de apuestas para un mismo evento, pero a  resultados diferentes (todos los posibles), logra una ganancia segura. En realidad  las combinaciones de apuestas de este tipo no son verdaderas apuestas; en el ámbito financiero y económico estas transacciones que se hacen aprovechando la diferencia de precio entre diferentes mercados y se llaman arbitrajes.

 

Para que una apuesta pueda definirse ‘sure bet’ tiene que cumplir la fórmula siguiente:

 

1/cuota 1 + 1/cuota 2 + …+ 1/cuota n < 1

 

Ejemplos:

 

Federer 2.10

Nadal 2.10

 

1/2.10 + 1/2.10 = 0.952

Esta es una sure bet

 

Federer 2.10

Nadal 1.85

 

1/2.10 + 1/1.85 = 1.016

Esta no es una sure bet

 

¿Por qué se pueden hacer estas apuestas? Porque  las casas de apuestas  no tienen todas las mismas cuotas y, por consiguiente, aprovechando estas diferencias, se puede conseguir algunas ventajas. Es evidente que para hacer una sure bet hay que poder apostar almenos en dos casas de apuestas diferentes lo que significa que para incrementar las posibilidades hay que tener varias cuentas  abiertas y contar con un capital inicial.

 

Una sure bet garantiza una ganancia segura y el único riesgo estriba en que  una de las casas de apuestas que hemos utilizado, por una razón cualquiera, no nos pague la ganancia. Afortunadamente no suele ocurrir muy a menudo, pero no es algo imposible o que no se ha dado jamás. Aconsejamos prestar mucha atención cuando notamos cuotas muy diferentes a la media del mercado, porqué, en algunos casos, las casas de apuestas podrían anular nuestra apuesta.

 

También para una “sencillísima” sure bet , al fin y al cabo, hay que tener experiencia y prestar atención.

 

 

B) La llamada value bet: es la apuesta que, supuestamente, nos ofrece la posibilidad de conseguir una ventaja en cuanto a cuotas.

 

Cuando la cuota por la que apostamos es mejor (más elevada) que la cuota equitativa  para ese resultado, es decir cuando la probabilidad asociada a la cuota que hemos escogido es superior a la probabilidad real que ese resultado se obtenga.

 

Para que una apuesta pueda definirse ‘value bet’ tiene que cumplir con la condición siguiente:

 

100/ cuota < probabilidad estimada, en porcentaje, del resultado por el que hemos apostado.

 

Ejemplos:

 

Supongamos que le asignamos a Nadal el 60% de probabilidades de ganar contra Federer.

 

Si la cuota a la que apostamos fuera 1.70, nos daría:

 

100/ 1.70 = 58,82 que es menor de 60. Esta es una value bet

 

Si la cuota a la que apostamos fuera 1.60, nos daría:

 

100/ 1.60 = 62,50 que es mayor de 60. Esta no es una value bet

 

 

Claro está que todo esto es teoría porque nadie puede saber con certeza y por adelantado cuales son las probabilidades de que un jugador (o equipo) gane.

 

 

Bueno ¿y entonces? Hay  sistemas para intentar hacer esta clase de  apuestas ventajosas sin conseguir  una ganancia segura. Vamos a examinar algunos de estos sistemas.

 

1) Cuando se cumple la condición de sure bet, un apostante, conforme a su propia experiencia y a la tendencia del mercado de las cuotas, podría decidir  correr el riesgo de apostar de forma  ‘desequilibrada’ a uno de los signos, para incrementar al máximo la ventaja . Un apostante experto, sin olvidar las recomendaciones mencionadas anteriormente con respecto a las cuotas demasiado diferentes de la media del mercado,  debería lograr detectar la cuota más ventajosa.

 

Ejemplo:

 

Supongamos que en una supuesta final de Champions League, las cuotas ‘coppa in mano’(el equipo que gana la copa) ofertadas por nuestras casas de apuestas de confianza son:

 

Casa de Apuestas A Inter 2,80 Milan 1.45

Casa de Apuestas B Inter 2,20 Milan 1.63

Casa de Apuestas C Inter 2,25 Milan 1.59

Casa de Apuestas D Inter 2,10 Milan 1.75

Casa de Apuestas E Inter 2,15 Milan 1.70

Casa de Apuestas F Inter 2,18 Milan 1.67

 

Cuotas  máximas (por las que apostaremos):

 

Inter 2.80

Milan 1.75

 

Estas cuotas cumplen la condición sure bet:

 

1/2.80 + 1/1.75 = 0.928

Por consiguiente podríamos tranquilamente repartir el capital disponible conforme a la fórmula  y, problema solucionado. He aqui como:

 

Importe neto que queremos ganar: G

Cuotas: q1 e q2

Apuestas respectivamente a q1 e q2: p1, p2

 

Tras haber establecido por adelantado la cuota que queremos ganar, hay que apostar al signo 1 a cuota q1 el importe:

 

 

p2=((G*(q1-1)+G))/((q1-1)*(q2-1)-1)

 

p1=((G+p2)/(q1-1)

 

 

Supongamos que ahora queremos ganar 10 euros

 

p2=((10*(2.80-1)+G))/((2.80-1)*(1.75-1)-1) =  28/0.35 = 80 euros a 1.75

 

p1=((G+80)/(2.80-1) = 90/1.80 = 50 euros a 2.80

 

Con un gasto de 130 Euros cobraríamos, en cualquier caso, 140 euros con una ganancia, por lo tanto, de 10 Euros.

 

Pero, ¿hemos escogido  bien?

 

A lo mejor, no. Examinemos atentamente las cuotas. Es evidente que la Casa de Apuestas A está ofertando  para la victoria del Inter una cuota netamente más elevada que las demás, es decir que el mercado. Claro que se trata siempre de una evaluación arriesgada, supuestamente la casa de apuestas A podría tener razón pero también es verdad que, en general,  la cuota del mercado, es decir  la cuota media ofertada por la mayoría de las casas de apuestas, es la que se acerca más a la realidad. De ello se desprende que la cuota realmente más ventajosa es la de 2.80 ofertada para  el Inter por la Casa de apuestas A.

 

A estas alturas se puede escoger entre diferentes estrategias, conforme a los diferentes enfoques. Si escogiésemos aprovechar al máximo la ventaja  corriendo además el riesgo máximo, apostaríamos todo el capital disponible (130 euros) en el Inter a 2.80. Para estar aun ‘más seguros’ que es  una value bet podríamos repartir las apuestas de otra forma. No conforme a la fórmula para las sure bet sino más bien, por ejemplo, apostando solo 40 euros y no 80 euros en el Milan.

 

Ejemplo:

 

40 euros x 1.75 Milan = 70 euros =  pérdida de 60 euros

90 euros x 2.80 Inter =  252 euros = ganancia de 122 euros

 

La cuota que se deriva es 122/60 = 2.033/1 = 3.033 en formato decimal

 

La cuota de 3.03 (aprox.) nos garantiza casi con certeza que, en el momento de la apuesta, cumplimos las condiciones de value bet. Sin embargo, cabe recordar, que las cuotas cambian constantemente y, por lo tanto, lo que se cumple hoy, a lo mejor no se cumple mañana.

 

La diferencia principal entre las dos estrategias estriba en que en el supuesto más arriesgado se apuesta a una cuota más baja pero un importe más elevado (y viceversa en el segundo supuesto). Muchos opinan que rebajar la apuesta para conseguir una cuota más alta no es la decisión más acertada y , no cabe duda de que vosotros también tenéis una opinión al respecto. Es indudable que, matemáticamente hablando, una cuota más alta siempre resulta más ventajosa. Pero, se apuesta porque se quiere ganar dinero y no para sacar una buena nota en matemáticas. Por consiguiente, resulta igualmente evidente que una ventaja del 3% aplicada a una serie de apuestas de €100 será económicamente mucho más ‘ventajosa’ que una ventaja del 6% aplicada a apuestas de €20. Esto obviamente si para conseguir el 6% tenemos necesariamente que rebajar la apuesta de €100 a €20. Hay que calcularlo conforme al número de apuestas:  con cinco apuestas de 100 se ganarían €15 mientras que con el mismo número de apuestas de 20 solo  €6. Los que juegan 20, están apostando a una cuota mejor pero al final percibirán menos dinero que los que apostaron a una cuota más baja un importe más elevado.

Puesto que resulta muy difícil estimar con exactitud si un evento va a ocurrir, lo más seguro es escoger la estrategia de las cuotas. En efecto, es sumamente difícil determinar con precisión cuánto debería bajar una cuota para poder apostar una cantidad más elevada  cumpliendo siempre las condiciones de value bet.

 

 

2) Basándose en  algoritmos específicos (hay unos cuantos) y  analizando los datos disponibles, se puede establecer donde está la ventaja. Lógicamente hay métodos que son mejores que otros, algunos que son más improbables que otros … pero no acabaríamos nunca el debate. Será para otra ocasión.

 

 

 

3) ¿Cuándo un jugador experto, con su sensibilidad y experiencia, logra establecer si una cuota es ventajosa?. Por ejemplo escogiendo una cuota a la apertura del  mercado, cuando las primeras casas de apuestas empiezan a publicar sus cuotas. Pero, para conseguir ganar de esta forma, a largo plazo, hay que tener experiencia, disciplina y talento. Cualidades de las que se pueden preciar pocas personas (es necesario aclararlo), pero a los afortunados les garantizan ganancias económicas y satisfacción personal.